Una Persona No Puede Morir Por Los Pecados De Otra.

EN RESUMEN ... Los cristianos identifican al Mesias con Jesús y lo definen como el Dios encarnado como hombre, y creen que él murió por los pecados de la humanidad como sacrificio de la sangre. Esto significa que uno tiene que aceptar la idea que una muerte de la persona puede redimir los pecados de otra persona. Sin embargo, el se opone a lo qué la biblia dice en Deuteronomio 24:16, “cada hombre será puesto a la muerte por su propio pecado,” que también se expresa en el Exodo 32:30 - 35, y Ezequiel 18.

Una EXPLICACION REPLETA.
Debes entender que los judíos y los cristianos utilizan la palabra Mesias, pero el significado de la palabra es diferente en cada fe. La comprensión del cristiano es que el Messis, Jesús, murio por los pecados de la gente. Suponen al Mesias como un sacrificio humano que es el sacrificio de la sangre necesario para el perdón del pecado. Pero nos enseñan en nuestra biblia que nadie puede morir por los pecados de otros. En Deuteronomio 24:16 dice específicamente esto:
“Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado”. Deuteronomio 24:16
En el Exodo 32:30 - 35, Moises cree que quizás él puede redimirse por el pecado de la gente de Israel, cuando hicieron el becerro de oro. Él intentó ofrecerse como redentor para los pecados de la gente. Cuando Moises pide a Dios escribir a Moises fuera de su libro, y ser puesto en el escrito del libro de la vida, esto significaba que Moses pedía morir por los pecados de la gente. La respuesta del dios era “no, él no trabajaba de esa manera, dados de cada hombre para su propio pecado”
“Y aconteció que el día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado: mas yo subiré ahora á Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado. Entonces volvió Moisés á Jehová, y dijo: Ruégote, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro,
Que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.
Y Jehová respondió á Moisés: Al que pecare contra mí, á éste raeré yo de mi libro.
Ve pues ahora, lleva á este pueblo donde te he dicho: he aquí mi ángel irá delante de ti; que en el día de mi visitación yo visitaré en ellos su pecado.
Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón”. Éxodo 32:30 - 35]
El conjunto del capítulo 18 del libro de Ezequiel está basado sobre la idea de que nadie puede morir por el pecado de otro. Además, este capítulo de Ezequiel nos enseña que todos lo que tenemos que hacer para el perdón de dios es parar
de hacer Mal y comenzar a hacer el Bien y asi Dios nos perdonará. En ninguna parte de este capítulo dice que tenemos que tener un sacrificio con sangre para el perdón de los pecados. (Solamente más en esto más adelante.)
“Y fue á mí palabra de Jehová, diciendo:
¿Qué pensáis vosotros, vosotros que usáis este refrán sobre la tierra de Israel, diciendo: Los padres comieron el agraz, y los dientes de los hijos tienen la dentera?
Vivo yo, dice el Señor Jehová, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel. He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.
El alma que pecare, esa morirá: el hijo no llevará por el pecado del padre, ni el padre llevará por el pecado del hijo: la justicia del justo será sobre él, y la impiedad el impío será sobre él. Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todas mis ordenanzas, é hiciere juicio y justicia, de cierto vivirá; no morirá.
Todas sus rebeliones que cometió, no le serán recordadas: en su justicia que hizo vivirá.
¿Quiero yo la muerte del impío? dice el Señor Jehová. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?
Mas si el justo se apartare de su justicia, y cometiere maldad, é hiciere conforme á todas las abominaciones que el impío hizo; ¿vivirá él? Todas las justicias que hizo no vendrán en memoria; por su rebelión con que prevaricó, y por su pecado que cometió, por ello morirá.
Apartándose el justo de su justicia, y haciendo iniquidad, él morirá por ello: por su iniquidad que hizo, morirá.
apartándose el impío de su impiedad que hizo, y haciendo juicio y justicia, hará vivir su alma”. Ezequiel 18:1 - 4; 20-24; 26-27
La biblia está clara, nadie puede morir por los pecados de otros, y ésto significa que Jesús no puede morir por los pecados confiados por algún otro

Copyright held by Rabbi Stuart Federow 2007
All rights reserved.